lunes, 30 de enero de 2012

Separación de poderes

Llevamos ya varios días desde que el hiperactivo exalcalde y ahora ministro Gallardón anunció algunos cambios en el sistema judicial. Principalmente hablaré del copago de los servicios judiciales y de la forma de elegir el CGPJ.


Es curioso como los medios hablaron sobre si el copago es bueno/malo, justo/injusto, si es poco/muy importante comparado con los costes que ya tiene que asumir quien tiene un proceso judicial... Y sin embargo la oposición se queja de que la "soberanía popular" dejaba de elegir los máximos representantes del poder judicial. Eso es lo que más ha indignado al PSOE.


Seamos serios, ¿alguien cree que si los jueces fuesen elegidos por votación popular saldrían elegidos los mismos representantes que eligen los partidos políticos?. Tras ver las quejas de Jáuregui me reafirmo en que la decisión del Ministro sobre evitar que los partidos nombren los componentes del CJPG es un cambio imprescindible. Cuanto más lejos esté la política de la justicia más cerca estaremos de la separación de poderes

viernes, 27 de enero de 2012

Mil millones de Mejillones: divertido, diferente y recomendable

El reciente naufragio del "Costa Concordia" me ha hecho recordar un libro bastante peculiar que me topé hace  un par de años tras entrarme el gusanillo económico: "Mil millones de mejillones". El autor, Fernando Trías de Bes, es bastante conocido, sobre todo ahora que participa en La Brújula de la Economía de Carlos Alsina con la serie "Leyendas Económicas", donde todos los viernes nos demuestra que las antiguas civilizaciones ya tenían los mismos problemas/dilemas que nosotros. La historia no hace más que repetirse.

"Mil millones de mejillones" es un libro que pretende explicar fundamentos de la economía, las bases del funcionamiento de los mercados, de la moneda, la inflacion,... la temática tan de voga hoy en día en los medios de comunicación.

Un trasatlántico, que acaba en una isla desierta, donde sus pasajeros deben organizarse y convivir, un camarero de Vallecas, Obama, Zapatero, Aznar, el propio Berlusconi, Emilio Botín, Florentino Pérez, Flavio Briatore, Fernando Alonso, Jordi Pujol, Ibarretxe, Carla Bruni, o el fantasma de Michael Jackson...
La situación da mucho juego y debo mencionar que las ilustraciones con caricaturas de los personajes añaden un punto más de humor (no os perdáis a Michael Jackson).

Realmente merece la pena entender algo mejor como funciona el mundo y este libro explica lo mencionado en clave de humor, buscando situaciones absurdas y con un elenco de personajes que hacen todavía más surrealistas y ridículas dichas situaciones.
Venga, animaos, es un libro divertido, fácil de leer, breve (unas 200 páginas), que permite entender la economía a cualquiera, incluso sin tener ningún conocimiento previo. En dos tardes (célebre frase de 2003 entre Jordi Sevilla y Zapatero) estaremos mucho más puestos.

Culturicémonos un poco (sí, la economía también es cultura) en estos temas que además nos sirven para entender el entorno actual.

martes, 17 de enero de 2012

A ver si nos centramos

Leyendo la prensa veo lo de siempre, constantes críticas a las políticas que se están haciendo en Europa y en España:
  • que si hay que ser más keynesianos/expansionistas y no abogar por la austeridad
  • que si Merkel no ve más allá que de ahorrar
  • que la inyección de dinero de BCE se la quedan los bancos y no llega a la economía
Vamos a pararnos a analizar lo que está sucediendo:

Hace un tiempo que el BCE está inyectando liquidez al sistema. Es decir, empezó a prestar a los bancos enormes cantidades de dinero que se dice no llegan a la economía real, sino que son utilizados para comprar deuda pública o depositarlos en el propio BCE y sacar rendimiento sin hacer nada.
Al menos las entidades bancarias están pudiendo engrosar la parte positiva de sus balances. Esto permitirá cumplir los requisitos de capital, arreglar sus cuentas. Cosas que son necesarias para sanear el sector financiero y que el crédito vuelva al gran público. La legislación no permite a una entidad prestar más allá de un límite, por tanto tenemos que aceptar que antes de que llegue el préstamo a la calle el banco debe tener más dinero.

Además todo aquello que presten en deuda pública es líquido que llega a la administración, que lo necesita más que nadie para, entre otras cosas, pagar a sus proveedores.  El sector público paga de media en 162 días (el triple del plazo legal, 50 días).¿Podemos imaginarnos lo que supone para una empresa tardar en cobrar ese tiempo? ¿cómo paga los sueldos de sus empleados? Y no pensemos en Telefónica, pensemos en la cristalería que cambia los cristales rotos de un colegio.

Aquí llegamos a las políticas de austeridad. Espero que el el dinero que reciba la administración se dedique a lo que acabo de mencionar, pagar a proveedores, funcionarios, pensionistas,... De este modo es cuando el dinero llega a la economía real. No comprometiendo nuevo gasto que tardaremos medio año en cobrar. En este momento hay que arreglar el desfase que tenemos, administrar muy bien el gasto (reducirlo y escoger bien en qué gastamos, que no suprimirlo) y no crear nuevos planes-e del cual ya vimos sus frutos. 
Así que debemos permitir controlar presupuestariamente a aquellas comunidades autónomas que no cumplan sus obligaciones, al igual que los países europeos a los que se les exige austeridad, hemos de entender como funciona el sistema (ver anterior post sobre el mercado y la deuda).

En cuanto a empleo francamente creo que la clave está no tanto en cambiar las condiciones del despido, sino en flexibilizar las contrataciones y en facilitar la adaptación de los empleos a situaciones de crisis en la empresa. Es decir, debemos tener un marco laboral que ponga foco en abrir el campo a los desempleados, y que permita mantener empleos no solo porque sea caro despedir, sino porque demos herramientas que permitan adaptarse temporalmente y evitar despidos. Despedir es caro y desagradable tanto  para el empleado como para la empresa que lo despide. Cualquier medida que flexibilice la contratación tendrá mayor efecto que cualquiera que hable del despido. 

En resumen, ¿qué hacemos para estimular la economía? Pues si conseguimos que los bancos desbloqueen sus balances, que las administraciones paguen y dejen de malgastar y además flexibilizar la contratación, no está mal. Eso desbloquearía la economía y nos permitiría pensar en siguientes pasos.

Eso sí, lo de la subida de impuestos no lo veo por ningún sitio. No ayuda nada. Quiero entender que es ineludible para dar viabilidad económica a las cuentas del estado, pero rema en sentido contrario al resto de medidas.

Por tanto a ver si nos centramos, parece que hay unas cuantas cosas que van bien, debemos ser medianamente pacientes. No existen fórmulas mágicas infalibles e inmediatas.

lunes, 16 de enero de 2012

Fraga

Creo que Fraga se merece unas palabras. Fue un personaje público desde siempre, coherente, intenso trabajador, intachable trayectoria política... 

No tenemos por qué coincidir con sus ideas, pero hemos de reconocer que ha sabido estar a la altura de las circunstancias en la construccion de nuestro sistema político y organización del pais. Sabiendo sobre todo primar los intereses generales sobre los individuales o de su partido. Esto último es, creo, lo más importante.

Por todo esto y lo que no he vivido por ser muy joven para ello, todo mi respeto y reconocimiento a un personaje historico que supo ver la evolución de los tiempos que vivió.

Un gallego ilustre, otro gallego en Madrid: Manuel Fraga Iribarne.


jueves, 12 de enero de 2012

Cara a Cara con María Cordón

Ayer por la tarde estuve en un evento organizado por los Antiguos Alumnos del Instituto de Empresa. Se trataba de un cara a cara con María Cordón, Consejera Delegada del Grupo Hospitalario Quirón


Dra. María Cordón Muro La sesión fue comentada en Twitter #IE1on1, donde se recogieron los principales puntos comentados por María, pero no quiero dejar pasar la ocasión de recoger mis impresiones.


A raíz de la introducción de Fernando Barnuevo, presidente de la Asociación de AA, María nos comentó su entrada en la gestión de la empresa familiar a raíz de la desaparición de su padre Publio Cordón, creo que a todos los presentes se nos hizo un pequeño nudo en la garganta. Al ir respondiendo preguntas del público María fue demostrando cercanía y sinceridad en las respuestas.


Uno de los primeros temas tratados fue cómo la obsesión por la calidad, que es parte de los propios objetivos medidos dentro de la gestión del día a día, les permite conseguir un nivel de excelencia en el servicio que es uno de los valores de la compañía.


La procedimentación exhaustiva, la utilización de sistemas de información adecuados son claves para conseguir dos factores básicos: minimizar los errores médicos y ser capaces de controlar el negocio económicamente para poder competir en su mercado.
No olvidemos que el sector hospitalario está muy atomizado y que sin embargo sus clientes muy concentrados (grandes compañías de seguros) por lo que es complicado negociar con ellos y debe tenerse control exhaustivo del negocio para afinar al máximo.


María también entró en temas de estilo de dirección haciendo hincapié en la importancia de la comunicación clara y exhaustiva con su familia, sobre todo en los inicios cuando gestionaron la entrada de un inversor externo en el grupo.


Tocamos la compatibilidad de la vida familiar y fue muy revelador de su carácter amable, pero claro y directo el comentar la importancia de la correcta elección de las personas que nos rodean en nuestras vidas, tanto en la faceta laboral como en la personal, la correcta gestión de expectativas con las personas y socios. 


Una frase sobre las dificultades superadas por ser una mujer gestionando tal negocio: "la primera obligación del bueno es demostrar que no es tonto". Y traduzco, podemos ser una persona atípica en nuestras funciones, pero en cuanto empezamos a trabajar e interactuar, se capta la capacidad y la forma de gestionar, por tanto las personas olvidan pronto sus prejuicios.


La sesión se cerró conociendo la meta siguiente de María, que es posicionar al Grupo como uno de los grandes en la próxima concentración del sector hospitalario. Seguro que leeremos noticias sobre María y el Grupo Quirón.


En resumen, una hora muy agradable, y una persona que demuestra que se pueden hacer grandes cosas con un estilo de gestión amable.





martes, 3 de enero de 2012

Quiero creer

Pues ya estamos en 2012, ya tenemos gobierno, ya tenemos primeras medidas y por tanto ya tenemos los primeros disgustos y las primeras críticas.


Es verdad que llegan medidas impopulares como lo relativo a recortes, congelación salarial, no reposición de funcionarios,... pero muy deseadas. Sí sí, muy deseadas. Sé que no gustan pero estaba deseando verlas, el sector privado lleva mucho tiempo sin subir sueldos ni contratar, es conveniente repartir el esfuerzo.


Me preocupa bastante más el tema de la subida de impuestos. Estoy convencido de que el descubrimiento del 2% adicional del déficit no es una sorpresa para el gobierno, (pasamos de tener que ahorrar 15.000 millones a 36.000 millones), ya se venía sospechando esto desde hace tiempo. Lo que me preocupa es que solamente se recorten 9.000 millones y el resto, 6.000, sean vía impuestos. No es tan complicado reducir más cantidad del presupuesto (un ejemplo de Juan Ramón Rallo).


A esto hay que sumarle la entrada en recesión que nos anuncia el ministro de Guindos,  las nuevas medidas que nos anuncian vía ministro Montoro para el próximo viernes, día de Reyes. Más las reformas pendientes de legislación laboral,... tendremos unos meses rebosantes de reformas.


Lo que me viene a la mente son dos cosas:

  • estamos ante un gobierno de gente sensata, que certifica un déficit mayor del que se había dicho y que la recesión en la que estamos entrando nos hará empeorar muchísimo las cuentas del año que viene. Por tanto es imprescindible subir impuestos para llegar al objetivo de déficit en 2012.
  • tenemos un gobierno mediocre que se muestra no coherente con el discurso que le ha llevado al gobierno.
Ninguna de las dos posibilidades me gusta demasiado, pero quiero creer que estamos en manos de un gobierno sensato, porque la persona que lo lidera lleva años presumiendo de un estilo tranquilo, creíble y prudente. Y, ¿para qué engañarnos?, porque nos conviene estar en manos de un gobierno sensato. 

Como dice un amigo zorro "a aprender, a la escuela", y eso espero, que no estamos para experimentos.