jueves, 12 de enero de 2012

Cara a Cara con María Cordón

Ayer por la tarde estuve en un evento organizado por los Antiguos Alumnos del Instituto de Empresa. Se trataba de un cara a cara con María Cordón, Consejera Delegada del Grupo Hospitalario Quirón


Dra. María Cordón Muro La sesión fue comentada en Twitter #IE1on1, donde se recogieron los principales puntos comentados por María, pero no quiero dejar pasar la ocasión de recoger mis impresiones.


A raíz de la introducción de Fernando Barnuevo, presidente de la Asociación de AA, María nos comentó su entrada en la gestión de la empresa familiar a raíz de la desaparición de su padre Publio Cordón, creo que a todos los presentes se nos hizo un pequeño nudo en la garganta. Al ir respondiendo preguntas del público María fue demostrando cercanía y sinceridad en las respuestas.


Uno de los primeros temas tratados fue cómo la obsesión por la calidad, que es parte de los propios objetivos medidos dentro de la gestión del día a día, les permite conseguir un nivel de excelencia en el servicio que es uno de los valores de la compañía.


La procedimentación exhaustiva, la utilización de sistemas de información adecuados son claves para conseguir dos factores básicos: minimizar los errores médicos y ser capaces de controlar el negocio económicamente para poder competir en su mercado.
No olvidemos que el sector hospitalario está muy atomizado y que sin embargo sus clientes muy concentrados (grandes compañías de seguros) por lo que es complicado negociar con ellos y debe tenerse control exhaustivo del negocio para afinar al máximo.


María también entró en temas de estilo de dirección haciendo hincapié en la importancia de la comunicación clara y exhaustiva con su familia, sobre todo en los inicios cuando gestionaron la entrada de un inversor externo en el grupo.


Tocamos la compatibilidad de la vida familiar y fue muy revelador de su carácter amable, pero claro y directo el comentar la importancia de la correcta elección de las personas que nos rodean en nuestras vidas, tanto en la faceta laboral como en la personal, la correcta gestión de expectativas con las personas y socios. 


Una frase sobre las dificultades superadas por ser una mujer gestionando tal negocio: "la primera obligación del bueno es demostrar que no es tonto". Y traduzco, podemos ser una persona atípica en nuestras funciones, pero en cuanto empezamos a trabajar e interactuar, se capta la capacidad y la forma de gestionar, por tanto las personas olvidan pronto sus prejuicios.


La sesión se cerró conociendo la meta siguiente de María, que es posicionar al Grupo como uno de los grandes en la próxima concentración del sector hospitalario. Seguro que leeremos noticias sobre María y el Grupo Quirón.


En resumen, una hora muy agradable, y una persona que demuestra que se pueden hacer grandes cosas con un estilo de gestión amable.





1 comentario:

  1. A mí siempre me ha parecido que el sector sanitario tiene grandes retos. Uno es comprender adecuadamente la diferencia entre cliente, paciente y familiares. Otro, conseguir que una adecuada atención sanitaria sea compatible con una explotación económica rentable y responsable. Y la tercera es utilizar los medios de marketing bien adaptados a su propia casuística.

    ResponderEliminar