jueves, 23 de febrero de 2012

Primera medida de estímulo ¡¡y sin gastar más!!

Esta semana por fin aparece una medida que puede ayudar a desbloquear algo la situación económica en España. El gobierno se decide a crear un sistema mediante el cual los proveedores de las administraciones públicas pueden cobrar aquello que se les debe con anticipación a lo que actualmente están tardando en pagar.

Es increíble que la administración tenga bloqueados 30.000 millones de € (si parece poco lleváoslo a pesetas, 5 billones de "nada" es lo que sale, con doce ceros) y que sin embargo  solamente nos escandalicemos por que los bancos no dan crédito a las empresas. Así que me parece una medida imprescindible y deseada hacer llegar ese dinero a sus legítimos dueños.

Pero lo más importante de todo no es solo que se desbloquee ese dinero, sino que se crea todo un sistema para permitir que aquellos acreedores de la administración que lo deseen puedan evitar el retraso en el cobro de sus facturas ahora y en un futuro. La fórmula escogida pretende resolver el problema de los impagos/retrasos de la administración de forma definitiva.

El modelo definido para esto, simplificando, es como sigue: 
  • el gobierno acuerda con entidades bancarias que estas adelanten el importe de las facturas a aquellos acreedores que lo deseen, como si fuesen letras a descontar.
  • Evidentemente las entidades lo hacen a cambio de un interés por el dinero adelantado
  • la administración correspondiente abonará intereses e importe de la factura cuando se haga la liquidación correspondiente.
Resumiendo, el estado avala, el banco adelanta el dinero y la administración lo paga, asumiendo los costes de pagar tarde. Parece todo correcto, solo que tenemos que asegurarnos de que la administración correspondiente pague, porque sino el estado tendrá que asumir lo avalado y seguiremos teniendo ayuntamientos o comunidades que gasten más de lo que deben.

Y aquí viene lo bueno, ¿cómo asegurarse de que un ayuntamiento o comunidad paguen? Pues muy simple, cuando lleguemos al punto mencionado, el de un ayuntamiento con mucha "cara" que siga sin pagar, la administración central asumirá el pago ante la entidad bancaria, pero en la siguiente transferencia de presupuesto que deba hacer al ayuntamiento en cuestión, simplemente descontará los importes que ha tenido que adelantar al banco. 

De este modo el ayuntamiento que nos sirve de ejemplo pagará, quiera o no quiera. Igual que si nos descuentan de la paga un adelanto que hemos pedido. Lo vamos a devolver, porque el dinero no saldrá de quien nos paga.

Es simple, efectivo, genera movimiento de dinero (que ahora mismo es básico para reactivar la economía), evita un problema crónico que existe en la administración y fomenta una buena administración del presupuesto público. Eso sí, hay que asumir unos costes de gestión que cobrarán los bancos, pero si se hace bien el fruto recogido vale la pena.

Y todo ello sin aumentar el gasto público, pues no se trata de nuevas contrataciones o gastos sino de desbloquear lo que ya hay recogido en contabilidad y de erradicar malas prácticas que mejoren la eficiencia del gasto en un futuro, pues cuando pagas lo que debes es cuando se empieza a valorar realmente el dinero.

Felicidades por la medida, puede hacer surgir los primeros brotes verdes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario